viernes, 4 de febrero de 2011

"Oh, la, la...la vida":  HISTORIA DE LA RECONSTRUCCIÓN (Parte I):



"Ignoro cuál será mi destino, lo cierto es que sé que, aunque la niebla de la vida cumpla con su papel, vislumbro cómo puede ser...











Será un camino en solitario, en donde todo quede atrás y, con el paso de los años y de las tristezas, todo deje de importarme, ya ni siquiera sin disfrutar del paraje en derredor...












Será un puente de madera que se cae y tambalea poniendo de manera innecesaria trabas a una vida que he modelado inutilmente para que fuera cómoda y resulta ser el mayor de los precipicios que lo flanquea a ámbos lados del camino...










Será un coche sin frenos destinado a chocar contra el muro de la vida; a toda velocidad, huyendo hacia un destino mejor de esperanza, pero con los jinetes del Apocalipsis amenazando desde atrás,  reflejados en el espejo retrovisor,  viendo como se apresuran las garras afiladas de los corderos...














Será un cine vacío en la que se siga proyectando la película de mi vida una y otra vez, de forma atemporal...







 
Todo puede cambiar y nada cambia...Es este mi destino."





No hay comentarios:

Publicar un comentario